Sacerdote del templo San Juan de Puno explicó que las leyes de Dios son para perfeccionar las normas establecidas por el hombre


San Juan

El reverendo padre de la Iglesia San Juan Bautista de Puno, Alfredo Húngaro, en su homilía durante la misa dominical, explicó que las Leyes de Dios son para perfeccionar las normas establecidas por el hombre, el cual cumple la función de regular diferentes aspectos sociales, en base a la justicia.

En su mensaje, indicó que la Ley de Dios hace referencia a diferentes situaciones de la vida cotidiana como la muerte, el adulterio, el divorcio y los falsos juramentos, explicando el significado profundo que tienen cada uno de sus mandamientos, con el objetivo de saber cómo afrontar cada situación.

Precisó, que todo ello se muestra en tres situaciones como; en el ámbito personal, familiar e interpersonal, porque cuando Jesús dice “no mataras” se refiere al daño emocional que hacemos a nuestros hermanos a través de la indiferencia, odio, enojo y el rencor.

Sobre ello, manifestó que todos aquellos que vienen al templo a elevar sus plegarias a Dios, primero deben reflexionar, reconocer sus errores y aprender a pedir perdón al prójimo. Porque solo así lograremos sacar de nuestros corazones todo aquello que nos hace sentir triste.

Además, explicó que Jesús también se dirige a la familia a través del mandamiento “no cometerás adulterio”, dando a conocer que en el matrimonio debe existir fidelidad y comprensión entre esposos, porque el tan solo mirar a otra mujer y desearla  se comete adulterio con el corazón.

Por ello, invocó a las parejas no dejar en segundo plano la convivencia matrimonial, por darle prioridad al trabajo, porque dañamos aquellos sentimientos de amor y comprensión, incentivando a peleas por cualquier razón.