Científicos realizan estudios para resolver el problema de la escasez de donaciones de órganos


Donaciones de órganos

Publican este jueves en la revista Cell citada por la cadena de televisión internacional de origen ruso RT, donde un equipo internacional de científicos aportó un nuevo ejemplo de la integración de células humanas con el tejido animal, al crear por primera vez embriones quiméricos de un mono y humano, en un intento de entender cómo se desarrollan y se integran nuestras células y de qué manera interactúan entre sí las células de diferentes especies.

Según la revista Cell, los investigadores cultivaron durante 19 días las células madre humanas, y descubrieron que estas lograron sobrevivir y se juntaron con mayor eficacia relativa que en experimentos anteriores.

El bioquímico español y autor principal del estudio Juan Carlos Izpisúa Belmonte, del Instituto Salk de Ciencias Biológicas de EE.UU., indicaron que, «este tipo de investigación es importante para desarrollar conocimientos sobre la comunicación celular y el desarrollo biológico durante la embriogénesis y la evolución, así como para una variedad de aplicaciones de investigación y medicina regenerativa”.  

 Según el autor del estudio, esta investigación podría hacer posible la cultivación de «tejidos humanos de sustitución, como los del corazón y riñones», y servir para «probar potenciales medicamentos para enfermedades humanas, con más precisión que en los modelos animales, o entender el envejecimiento».

Explicó que, cultivar las células de una determinada especie dentro del organismo de otra diferente, ofrecería a los científicos una poderosa herramienta para hacer grandes avances en la investigación y la medicina.  

Cifras:

Según la Organización Mundial de la Salud, anualmente se realizan en el mundo más de 130.000 trasplantes de órganos sólidos, y aunque la cifra pueda parecer impresionante, esa cantidad solo cubre menos del 10 % de las necesidades.

En entrevista con la agencia de Servicio de Información y Noticias Científicas (SINC), Izpisúa Belmonte señaló que, «como no se puede realizar ciertos tipos de experimentos en humanos, es esencial que se tenga mejores modelos para estudiar y comprender con mayor precisión las enfermedades humanas en condiciones in vivo (experimentación hecha dentro de un organismo vivo)”

Fuente: RT